depuracion

Los primeros órganos en "quejarse" de este exceso de trabajo son el hígado y los riñones, ya que son precisamente ellos los principales encargados de las funciones de limpieza. El hígado neutraliza o transforma muchas de las sustancias tóxicas en inofensivas y las vierte a la sangre para que sean expulsadas. Y los riñones filtran la sangre con el objetivo de retener las sustancias aprovechables y eliminar las perjudiciales a través de la orina.

Te explicamos cuáles son los avisos que te pueden mandar estos órganos para que les ayudes a funcionar bien corrigiendo algunos hábitos y siguiendo una dieta sana y depurativa.

Relacionado con este artículo

Los mensajes que te envía el hígado

Cuando el hígado está sobrecargado y no puede desempeñar bien su trabajo, puede ocasionar los siguientes trastornos:

  • Fatiga. El hígado es el principal responsable de la obtención de energía del organismo, ya que interviene en el metabolismo de los hidratos de carbono, lípidos y proteínas. Si se sobrecarga por el exceso de toxinas, los niveles de energía descienden y te sientes cansada. También puedes tener frecuentes dolores de cabeza.
  • Problemas de digestión. Como sensación de pesadez y de tener el estómago sucio, gases, digestiones lentas y molestias intestinales. Incluso puede que sufras náuseas, sobre todo después de una comida grasa.
  • Estreñimiento. Puedes tener problemas de regularidad que antes no tenías o bien se han acentuado. Además de ir estreñida, puedes notarte mal aliento y tener la lengua “sucia” (blanca o amarillenta).
  • Cambios de humor. Cuando el hígado se sobrecarga, el estado anímico puede empeorar. Irritabilidad, nerviosismo, decaimiento... pueden ser algunas señales.

Así te avisan tus riñones

Los síntomas de que los riñones no pueden eliminar bien las toxinas a través de la orina son muy característicos:

  • Orina. Has observado que se ha vuelto más densa, tiene un color más oscuro y un olor más intenso.
  • Retención de líquidos. Tienes el vientre inflado o abultado, los párpados, labios y manos hinchados o sientes las piernas pesadas.

El color y el olor de la orina varían cuando los riñones no pueden eliminar bien las toxinas

  • Tensión arterial alta. La hipertensión, por sí sola, no da síntomas, así que uno mismo no acostumbra a ser consciente de que le sube la tensión a no ser que pase por el médico, que hará una medición rutinaria. Por eso, es importante que la vayas controlando periódicamente, ya que, además de ser un posible aviso de que tus riñones no funcionan bien, es un factor que aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Tu piel también se queja

¿Sabías que a la piel se la conoce como “el tercer rinón”? Y es que también participa activamente en los procesos depurativos del cuerpo. A través de secreciones como el sudor, expulsa al exterior parte de las sustancias de desecho que circulan por la sangre. Si la cantidad de toxinas aumenta, puedes notarlo en el aspecto de tu piel:

  • Gris y opaca. Tu piel parece fatigada y ha perdido luminosidad.
  • Erupciones. Te han salido granitos, irritaciones, eccemas, puntos negros...
  • Más seca. Si no bebes los suficientes líquidos, el cutis se deshidrata, se reseca y pierde flexibilidad. Y una piel seca es más propensa a tener arrugas y envejecer antes.
  • Flácida. Si abusas de los alimentos ricos en azúcares y harinas refinadas, además de favorecer la acumulación de toxinas en tu organismo, la glucosa en sangre se dispara. Y cuando esto ocurre, parte del exceso de glucosa deteriora proteínas como el colágeno, lo que acaba provocando flacidez en la piel.

Cómo puedes ayudar a tu organismo a depurarse

Cuidar estos órganos y facilitar su trabajo es fácil con una dieta depurativa, sana y ligera, baja en grasas y rica en vegetales.

  • Verduras y frutas aliadas. Espárragos, brócoli, berros, col, coles de Bruselas, ajo y cebollas contienen glutatión, un potente antioxidante que protege las células hepáticas de las agresiones causadas por los radicales libres, el alcohol o por el consumo de fármacos a largo plazo. La papaya y el aguacate, así como especias como el comino y la canela, también ayudan al cuerpo a producirlo. Y apio, alcachofa y puerro son muy depurativos.
  • Evita las grasas saturadas y trans. Porque sobrecargan hígado y riñones, igual que los azúcares, las harinas refinadas y los aditivos. El exceso de estos alimentos, además de favorecer la obesidad, acelera el envejecimiento del hígado, según un estudio de la Universidad de California Los Ángeles (EE. UU.).

Algunas verduras tienen una sustancia llamada glutatión que protege de los radicales libres

  • Las proteínas que te convienen. No tomes carnes rojas o embutidos, ya que son fuente de grasas saturadas. Elige preferiblemente pescado, carnes blancas y huevos (máximo 3 veces a la semana). En cuanto a los lácteos, mejor yogur desnatado.
  • Formas de cocción sencillas. Evita los alimentos fritos y decántate por cocinar al vapor, hervido, plancha... Y utiliza muy poca sal, añade mejor hierbas aromáticas (albahaca, orégano, perejil...) y especias. O también limón, que estimula la digestión y tiene propiedades desintoxicantes y depurativas.
  • Hidrátate. Los riñones reciben la sangre, filtran las sustancias disueltas en ella y las eliminan en forma de orina. Para que realicen bien esta función, debes beber suficiente agua (1,5-2 litros al día), zumos y licuados caseros elaborados con frutas y hortalizas frescas, así como sopas y cremas de verduras preparadas con caldo vegetal. Una buena hidratación previene, además, el estreñimiento.
  • Prescinde del alcohol. Y también de las bebidas azucaradas.