por-que-mi-dieta-no-funciona

Seguir una alimentación sana y equilibrada, moderando el número de calorías, y aumentar la actividad física suele ser suficiente para bajar de peso. Pero no siempre funciona. A veces la propia acción de ciertas hormonas en el organismo es la que pone “freno” al proceso de adelgazamiento.

O puede haber otros factores que estén obstaculizando la pérdida de peso, como te explicaremos a continuación.

Relacionado con este artículo

Si no adelgazas, empieza haciendo autocrítica

Antes de buscar otras causas que pueden estar boicoteando tu dieta, conviene que analices si realmente estás siguiendo unas pautas correctas. Contestar a las siguientes preguntas te puede ayudar a averiguar los motivos de por qué no pierdes peso:

  • ¿Sigues bien la dieta? A la hora de hacer una dieta de adelgazamiento, los pequeños detalles son más importantes de lo que crees. Por ejemplo, no seguir las recomendaciones del dietista-nutricionista al 100% puede echar por tierra cualquier dieta por eficaz que sea.
  • ¿Eres constante? Empezar una dieta cada lunes o ponerse a régimen cada dos meses... es señal de que el problema está en los hábitos nutricionales y es necesario cambiarlos.
  • ¿Haces deporte? Si tu intención es adelgazar, practicar algo de ejercicio a diario es tan importante como comer de forma saludable y en cantidades moderadas. Si hasta ahora has llevado una vida sedentaria, este puede ser el problema.

Otros factores que boicotean la pérdida de peso

Si has contestado "sí" a las tres preguntas anteriores, es decir, tu alimentación es sana y equilibrada, rica en frutas y verduras y baja en grasas y azúcares; sueles comer de esta forma habitualmente, con pocas excepciones; y practicas alguna actividad física con regularidad... y aun así no pierdes peso, puede que existan otras causas no estrictamente nutricionales.

Estas suelen ser las razones más frecuentes:

1. Genética

La herencia genética puede predisponerte a tener más dificultad para perder peso o mantener la línea.

Sin embargo, en ocasiones, el sobrepeso no se "hereda" por los genes, sino por ciertas conductas adquiridas. Y es que en algunas familias se suelen transmitir los malos hábitos alimentarios, y estos se comparten desde la infancia.

2. Medicamentos

Ciertos fármacos, como corticoesteroides, antidepresivos y anticonvulsivantes (antiepilépticos), pueden disminuir la velocidad a la que el cuerpo quema calorías, aumentar el apetito o favorecer la retención de líquidos.

3. Dejar de fumar

Algunas personas aumentan de peso cuando dejan de fumar. Uno de los motivos es porque la nicotina acelera la combustión de calorías. Por eso, al abandonar el hábito, el gasto calórico es menor.

4. Factores ambientales

Según los investigadores, existen ambientes obesogénicos, es decir, que estimulan la obesidad.

Por ejemplo, un estudio de la Universidad de California (EE. UU.) demostró que vivir en una zona con muchos anuncios de comida rápida en las calles aumenta el riesgo de sufrir sobrepeso y obesidad.

5. Hipotiroidismo

En las personas que sufren este trastorno la glándula tiroides no produce suficiente tiroxina, una hormona que estimula el metabolismo basal.

Por eso, al disminuir, hace que el metabolismo sea más lento, es decir, el cuerpo consume menos calorías. Y esto conduce a una mayor tendencia a ganar peso o dificultad para perderlo.

6. Menopausia

Si te estás acercando a la menopausia y notas que el contorno de tu cintura va aumentando, lo más probable es que el aumento de peso sea consecuencia de los cambios hormonales que se están produciendo en tu cuerpo. Y es que durante el transcurso de la perimenopausia, el 75% de las mujeres suelen ganar entre 4 y 10 kilos.

7. Estrés crónico

Frente a la ansiedad, el cuerpo se defiende segregando una mayor cantidad de cortisol, que es una hormona de supervivencia que, entre otras funciones, estimula la producción de glucosa y ordena a las células que almacenen la mayor cantidad de grasa posible.

El aumento de esta hormona conduce a que, a la larga, el organismo tenga una menor respuesta ante ella. En consecuencia, aumenta aún más su producción, lo que provoca que aparezca un depósito de grasa, sobre todo en la zona del abdomen.

8. Dormir mal

Durante el descanso se liberan hormonas que controlan el apetito y el gasto energético. Cuando duermes el tiempo suficiente, entre 7 y 8 horas, se mantiene el equilibrio entre la grelina (hormona que genera sensación de estómago vacío) y la leptina (hormona que inhibe la sensación de hambre).

Sin embargo, la falta de sueño provoca que aumente la concentración de grelina y que disminuya la de leptina. ¿Resultado? Tras una mala noche, tienes más hambre. Y no solo eso, sino que además te apetecen alimentos con azúcar, como los dulces. Asimismo, el sueño también afecta a la glucemia: si duermes mal, tu cuerpo regula peor la glucosa.

Las dietas milagro te "devuelven" más kilos

Además de ser un riesgo para la salud –pueden causar problemas renales, cardiacos, y carencias nutricionales–, las llamadas dietas milagro, que prometen perder muchos kilos en poco tiempo y que suelen basarse en el consumo exclusivo de ciertos alimentos, provocan un "efecto rebote" o "efecto yoyó". Tras abandonar la dieta, no solo se recuperan rápidamente los kilos perdidos, sino bastantes más.

Además del "efecto rebote", una dieta restrictiva puede causar problemas renales o cardiacos

Los expertos en nutrición explican que, al someter al organismo a una fuerte restricción alimentaria y a una pérdida de peso muy rápida, este reacciona volviéndose ahorrador y economizando energía, es decir, se adapta a la escasez gastando menos calorías con el objetivo de no quedarse sin reservas.

Al dejar la dieta restrictiva y volver a tu alimentación habitual, como tu cuerpo está en plan ahorrativo y gasta menos, es cuando se produce el "efecto rebote".

Por otro lado, la mayor parte del peso perdido con estas dietas corresponde a agua y masa muscular. En cambio, el que se recupera más tarde el organismo lo almacena en forma de grasa por si viene otra época de escasez.