pareja-de-alimentos3

A veces estamos convencidos que nuestra cesta de la compra es totalmente saludable. Frutas, verduras, cereales integrales... Pero luego a la hora de preparar los platos no siempre tenemos en cuenta que las diferentes sustancias de los alimentos pueden interactuar de forma negativa entre ellas, impidiendo o reduciendo la absorción o la acción de alguno de los componentes más beneficiosos.

HAY alimentos con MUCHA QUÍMICA

De la misma forma que existen mezclas no demasiado recomendables, también sucede lo contrario. Hay dúos de alimentos que tienen muy “buena química” porque interactúan entre ellos de forma positiva. Hay combinaciones de dos alimentos que son realmente “sabias” porque juntos hacen que se absorban todavía mejor algunos minerales como por ejemplo ocurre en el caso del hierro.

Otras veces se complementan para darte proteínas completas porque ambos suman todos los aminoácidos esenciales que tu cuerpo necesita. Así, aunque tu dieta ya sea sana, aún le podrás sacar mejor provecho. Toma nota de los dúos que más encajan.

Relacionado con este artículo

1. Garbanzos con arroz integral

Se convierte en un plato ideal de proteínas completas sin grasas. El arroz integral, como el resto de cereales enteros, es rico en proteínas, pero son incompletas porque les falta un aminoácido, la lisina. Los garbanzos, así como el resto de legumbres, también aportan proteínas, entre ellas lisina. Por el contrario, les falta metionina que sí lleva el arroz.

Arroz y garbanzos aportan juntos proteínas completas de origen vegetal, sin nada de colesterol. Para que este dúo sea eficaz debes combinar una parte de legumbre con tres de cereal.

2. Aguacate y tomate

El tomate es fuente de licopeno, un carotenoide de intenso efecto antioxidante que impide el deterioro que los radicales libres producen en las células. El aguacate destaca por riqueza en ácido oleico, una grasa monoinsaturada que ayuda a que el efecto cardiosaludable de este fruto sea muy importante. Los dos alimentos juntos se convierten en un cóctel de anti-radicales libres. El licopeno es un carotenoide liposoluble, por lo que se aprovecha mejor cuando tomas el tomate con una grasa buena como la del aguacate o también junto al aceite de oliva.

3. Pavo y piña

Este dúo te conviene especialmente si tienes digestiones difíciles por falta de secreción de jugos gástricos. Además, aumenta la asimilación de todos los aminoácidos esenciales que aporta el pavo. Y es que, por un lado, el pavo es una carne blanca muy rica en proteínas y vitaminas del grupo B.

Además, a diferencia de las carnes rojas, aportan mucho menos colesterol. Por el otro, la piña contiene bromelina, una enzima similar a la pepsina que se encuentra en los jugos gástricos del organismo. Esto quiere decir que ayuda a digerir las proteínas.

4. Brócoli y limón

Este es un dúo con un potente efecto anti-anemia. El brócoli es rico en compuestos antioxidantes y anticancerígenos, pero también en minerales como el hierro. Sin embargo, al ser de origen vegetal no se absorben tan bien. Por eso es necesario el limón, una fruta que destaca por su gran aporte en vitamina C, micronutriente que tiene la capacidad de incrementar hasta tres veces la asimilación del hierro, ya sea de origen vegetal como animal.

Es cierto que el hierro de la carne se absorbe mejor pero también aporta colesterol. Por eso este dúo es una buena forma de tomar este mineral pero sin grasas.

5. Boquerones con almendras

El boquerón aporta ácidos grasos omega 3, proteínas, vitaminas (A, D y del grupo B) y minerales. Pero además, al ser un pescado azul pequeño, muchas veces te comes las espinas, que son una extraordinaria fuente de calcio. Las almendras contienen grasas monoinsaturadas (sanas), fibra, proteínas, vitaminas y minerales, entre los cuales destaca el calcio. El problema es que (como el hierro) su absorción no es muy buena al ser de origen vegetal.

Esta combinación es doblemente buena para tus huesos porque el boquerón, además de calcio, aporta vitamina D, que favorece su absorción.

6. Yogur desnatado con plátano

Estos dos alimentos te servirán de gran ayuda si sufres estrés, ansiedad, te cuesta conciliar el sueño o te despiertas varias veces de noche. El yogur desnatado es un alimento probiótico rico en triptófano, aminoácido esencial que contribuye a aumentar la síntesis de serotonina y melatonina, que intervienen en la inducción del sueño. Además, los dos resultan muy fáciles de digerir. El plátano también es fuente de este aminoácido, pero además esta fruta es especialmente rica en magnesio y vitamina B6, micronutrientes necesarios para metabolizar el triptófano.

7. Carne roja con manzanas

La carne es una gran fuente de proteínas completas, ciertas vitaminas (como las del grupo B, incluida la B12) y minerales (especialmente hierro). Pero debes tomarla con moderación (solo una vez por semana) porque contiene grasas saturadas y colesterol. La manzana lleva pectina (fibra soluble) y polifenoles (antioxidantes) que ayudan a disminuir el colesterol LDL (malo) y a aumentar el HDL (bueno). Parte de este efecto se debe a que su fibra reduce y retrasa la absorción intestinal de esta sustancia.

Este dúo te permite disfrutar puntualmente de la carne roja compensando, de alguna forma, su colesterol. Además, el contraste de sabores es delicioso.