que comer rinones no sufran

Si tenemos en cuenta que la principal función de los riñones es la eliminación de las sustancias de desecho del organismo a través de la orina, y que estos se generan principalmente de los alimentos que ingerimos a diario, imagínate lo importante que es la dieta para cuidar estos órganos.

Alimentos que cuidan tus riñones

Y no solo eso, los principales enemigos de los riñones (la tensión arterial y el azúcar en sangre altas, que son las primeras causas de enfermedad renal) también tienen mucho que ver con todo lo que comemos o, como mínimo, pueden mantenerse a raya con una alimentación adecuada. Así que toma nota: vigilar la dieta es garantía de salud para tus riñones.

1. Manteniendo el colesterol a raya

Corazón y riñón están muy relacionados. Por eso, para proteger el riñón es básico controlar el colesterol, uno de los principales factores de riesgo cardiovascular. Lo consigues reduciendo en tu dieta los alimentos ricos en grasas saturadas (carnes rojas, lácteos enteros...) y aumentando las insaturadas (pescado azul, frutos secos...). Usa aceite de oliva para cocinar, sube el colesterol bueno.

2. No te excedas con las proteínas

El riñón limpia la sangre de desechos para expulsarlos a través de la orina, y uno de los principales es la urea, que se forma de la descomposición de las proteínas. Por eso, si te excedes tus riñones tienen que trabajar más para eliminar la urea y esto puede dañarlos. Según la OMS, solo el 10-15% de las calorías diarias deben proceder de las proteínas. Carnes rojas, lácteos enteros y huevos son ricos en ellas.

3. Controla la sal

Si tomas mucha sal los riñones tienen dificultad para eliminar el exceso de sodio y eso provoca, además de sed, retención de líquidos e hipertensión, que puede dañar los vasos sanguíneos del riñón. Los médicos aconsejan no superar 1,5 g de sodio al día. Y no olvides que hay sal oculta en muchos alimentos (embutidos, precocinados, quesos curados, encurtidos...).

4. ¿Controlas lo que bebes? Así afectan los líquidos al riñón

  • Agua. Para realizar bien su función no es necesario beber más de 2 litros diarios, a no ser que se tengan cálculos porque ayuda a expulsarlos.
  • Refrescos. Lo mejor son las limonadas naturales. Los refrescos de color oscuro, las bebidas con sabor a fruta o los tés embotellados o en lata pueden tener mucho fósforo.
  • Zumos. Si hay algún problema renal puede que el médico recomiende limitar el consumo de zumo de naranja y sustituirlo por manzana, uva o piña.

5. Escoge bien los hidratos

Son la principal fuente de energía, pero debes reducir el consumo de los simples (azúcar, miel mermelada, bollería, pastelería, confitería...) y aumentar la ingesta de los complejos (cereales integrales y legumbres). ¿La razón? Los primeros se convierten rápidamente en azúcares y aumentan el riesgo de diabetes tipo 2. Y el azúcar alto en sangre ya hemos dicho que es una de las principales causas de enfermedad renal.

mima tus riñones

Si no te has hidratado bien en las semanas anteriores, es posible que tus riñones se quejen. Así puedes cuidarlos:

  • Necesitan agua para hacer bien su trabajo: Bebe a diario dos litros de agua de mineralización baja. Así los ayudas a movilizar los desechos para eliminarlos fácilmente por la orina.
  • Fruta y verdura fresca todos los días: Son los alimentos que más favorecen la función depuradora de los rinones ya que, además de contener agua, son ricos en potasio que aumenta la producción de orina.

Si los riñones no filtran bien estás cansada, retienes líquidos,
y tu piel está apagada

  • Sal con moderación y protéinas las justas: Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), no deberíamos superar los 5 gramos de sal al día. Cuando se toma en exceso, los riñones no la pueden eliminar bien y aumenta el riesgo de retención de líquidos y de hipertensión arterial.

En cuanto a las proteínas, en una dieta de 2.000 kcal no hay que comer más de 65g diarios de este nutriente. Estácomprobado que su exceso dificulta el trabajo de los riñones.

Los vegetales más ricos en potasio

  1. Frutas: El plátano, la manzana, la naranja, el albaricoque, el melocotón y las fresas son las frutas con más potasio.
  2. Verduras: Como fuente de este mineral destacan la patata, la cebolla, el apio, el brócoli, la coliflor y la berenjena.
  3. Legumbres y frutos secos: Toma 2 o 3 raciones de legumbres a la semana y 25 g de frutos secos al día.

Cuidado con el fósforo

Tampoco te conviene tomar mucho fósforo. Es necesario para tener unos huesos fuertes, pero si los niveles de fósforo en sangre son altos, a los riñones les cuesta eliminar el sobrante y esto aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular y de osteoporosis. Por eso no conviene tomarlo en exceso. Se encuentra en los alimen-tos ricos en proteínas y también se usa como aditivo en alimentos procesados y refrescos.

Es importante que recuerdes que los lácteos aportan fósforo, por ello no debes tomar más de 2 al día. Busca ideas para sustituirlos, puedes por ejemplo incluir 3 piezas de fruta fresca (en el desayuno y la merienda) y 2 raciones de verdura al día para mantener sanos tus riñones.

Ideas para un menú saludable

Desayuno: Infusión, tostada integral con membrillo y queso fresco y Kiwi.

Comida: Ensalada de quinoa con tomate, apio y aguacate. Salmón en papillote y pina natural.

Cena: Crema de puerros, tortilla de judías verdes y requesón con uvas.