riñones

Muchas veces, cuando aparecen problemas de salud, nuestro cuerpo nos manda sutiles señales de advertencia.

Esto ocurre especialmente con los procesos relacionados con la digestión y la eliminación de toxinas de nuestro cuerpo y, de hecho, es frecuente que cuando algo no está funcionando bien en tus riñones empieces a notar una serie de signos e indicios.

Algunos de estos síntomas son fáciles de detectar, pero otros pasan desapercibidos y en ocasiones pueden ser problemáticos. A continuación encontrarás las claves para reconocer a tiempo este tipo de complicaciones.

Relacionado con este artículo

Detectando los primeros síntomas de problemas renales

Día a día, y aunque no lo notes, tu cuerpo utiliza una gran variedad de procesos para eliminar todas las toxinas que entran en él.

Se trata de un trabajo discreto pero constante que, además, tiene gran importancia para tu bienestar, ya que se encarga de mediar entre aquellos elementos sanos y aprovechables que entran en ti y aquellos que, si no hubiese un sistema que los expulsa periódicamente, terminarían produciendo todo tipo de infecciones.

Un fallo en los riñones puede afectar a todo el organismo

Sin embargo, como este sistema de eliminación de toxinas es tan complejo, una alteración que afecte a una de sus partes puede hacer que todo el funcionamiento de este proceso quede comprometido. Por eso es muy importante saber detectar esos primeros síntomas que alertan de problemas en los riñones para evitar que esas complicaciones vayan creando un efecto en cadena.

A continuación puedes encontrar una serie de pautas que te ayudarán a conocer mejor tu caso y a prevenir fallos en tu sistema urinario relacionados con estos órganos.

Test para saber si tienes unos riñones sanos

Te proponemos responder a 10 preguntas clave que te ayudarán a descifrar rápidamente esta cuestión y a buscar ayuda médica cuando la necesites.

Respondiendo a estas cuestiones podrás reconocer síntomas de problemas en el funcionamiento de los riñones, y algunos de estos indican la presencia de alteraciones serias.

1. ¿Te cuesta mucho orinar?

Si tienes la sensación de no vaciar la vejiga completamente cuando vas al baño, notas presión o dolor en la zona del bajo vientre, necesitas ir con frecuencia a orinar o te despiertas por la noche con ganas pero solo expulsas unas gotas, puede ser una señal de que tus riñones no funcionan a pleno rendimiento.

ten en cuenta que ni el estrés ni el cansancio por sí solos son causantes de esto, así que posiblemente hay algo físico interfiriendo en el trabajo de estos órganos.

2. ¿Sueles tener la tensión alta?

La hipertensión hace que el corazón bombee la sangre con más fuerza, lo que puede dañar los vasos sanguíneos del cuerpo, incluidos los de los riñones.

La hipertensión puede causar importantes daños en este par de órganos

Por otra parte, un mal funcionamiento de estos órganos también provoca hipertensión, ya que fabrican hormonas como la renina, que participan en la regulación de la presión arterial. Eso significa que las alteraciones en la presión sanguínea pueden ser tanto la causa como la consecuencia de los fallos en tus riñones.

3. ¿Tu orina es espumosa?

Eso significa que en ella se han “colado” pequeñas cantidades de proteína (albúmina) porque los riñones están inflamados o no funcionan correctamente. Ten en cuenta que la tensión arterial y el azúcar en sangre altos elevan el riesgo de microalbuminuria (albúmina en la orina).

4. ¿Se te hinchan las piernas?

Los riñones se encargan de mantener en perfecto equilibrio los fluidos existentes en tu organismo, haciendo que ni los cambios provenientes de tu entorno ni el gasto de energía del organismo pongan en riesgo tu salud.

Sin embargo, si por una razón u otra su capacidad de trabajo disminuye, pierden la habilidad de crear la suficiente orina para eliminar las sustancias sobrantes, dando como resultado la temida retención de líquidos, que se traduce en piernas y tobillos hinchados.

5. ¿Notas mucho cansancio?

Cuando no trabajan correctamente, los riñones no producen cantidades suficientes de una hormona llamada eritropoyetina, dando lugar a una disminución de la oxigenación en todo el organismo. Como resultado, notarás un mayor cansancio al realizar las tareas cotidianas.

6. ¿Sientes que te ahogas?

Este síntoma también aparece por una falta de oxígeno en la sangre debido al descenso de eritropoyetina. Del mismo modo, puede deberse a una acumulación de líquidos en los pulmones porque los riñones no depuran bien.

7. ¿Notas un dolor punzante en las lumbares?

Si este síntoma está provocado por los riñones, se diferenciará de la lumbalgia en el hecho de ser una molestia constante, profunda y punzante, se concentra en un solo lado y a veces mejora después de orinar. Suele indicar la presencia de cálculos renales (piedras en el riñón) y es importante actuar rápidamente para evitar problemas mayores.

8. ¿Te duele la cabeza?

Es un síntoma habitual cuando estos órganos no depuran bien porque los desechos se acumulan en la sangre provocando el llamado síndrome urémico o uremia. La consecuencia más común es el dolor de cabeza y la aparición de fuertes picores por todo el cuerpo.

9. ¿A veces orinas sangre?

La orina siempre debe ser de un tono amarillento, más claro o más oscuro en función de la cantidad de líquido que se toma. En el caso de que puedas distinguir en ella restos de sangre, esto puede ser síntoma de enfermedad renal y cálculos en el riñón o en alguna otra parte de las vías urinarias.

10. ¿Tienes el azúcar alto?

La diabetes es el principal factor de riesgo de insuficiencia renal. Si la glucosa se acumula en la sangre actúa como un “veneno” que obstruye los vasos sanguíneos de los riñones, además de producir muchos otros efectos dañinos.

De todas formas ten en cuenta que esto no es en sí un síntoma de problemas en el funcionamiento en los riñones, sino más bien un factor biológico que te predispone a sufrir esta clase de complicaciones y que, si se da a la vez que alguno de los síntomas que hemos visto, puede ayudarte a entender lo que te pasa.

Relacionado con este artículo