Abre bien tus pulmones

1 / 9 Abre bien tus pulmones

Practica la regla del 20-20-20. Consiste en respirar dedicando 20 segundos a cada etapa (inhalar, retener y exhalar). No te preocupes si al principio no alcanzas esta cifra: poco a poco la aumentarás.

El sencillo balanceo que cuida tu corazón

2 / 9 El sencillo balanceo que cuida tu corazón

Mientras estás sentada, mueve la punta del pie (arriba y abajo) de forma intermitente durante 1 minuto, y luego descansa 4 minutos. Esto ayudará a mantener activa tu circulación.

¿Estás en tu peso?

3 / 9 ¿Estás en tu peso?

Corta a tu altura un trozo de cuerda, dóblala por la mitad y pásala alrededor de tu cintura. Si no cierra o lo hace muy justo, te conviene adelgazar. Para asegurarte, divide el perímetro de tu cintura entre tu altura (en cm). 
Si te da 0,5 o más, hay sobrepeso.

Ríe y dile adiós al estrés

4 / 9 Ríe y dile adiós al estrés

La risa es una magnífica manera de aliviar el estrés y el agobio de las preocupaciones y de combatir, incluso, el bloqueo mental que provocan ( y que puede llevarte a enfermar). Hazlo un minuto y te llenarás de (buenas) hormonas. Con la risa liberas endorfinas (ganas bienestar) y reduces el cortisol (vinculado al estrés).

Haz que respiren tus vértebras

5 / 9 Haz que respiren tus vértebras

Apoya las palmas en la pared y lleva el cuerpo hacia atrás como en la foto. Estira la columna mientras respiras profundamente. El cuello tiene que estar en línea recta con la columna. Con esto aliviarás el dolor de espalda y reducirás el riesgo de contracturas en segundos.

Ejercicio "corto" de alta intensidad

6 / 9 Ejercicio "corto" de alta intensidad

Un estudio de la McMaster University (Canadá) sostiene que 1 minuto al día de ejercicio intenso equivale –y tiene los mismos beneficios– a 45 minutos diarios de actividad moderada. Vale saltar la comba, nadar o correr muy rápido.

Supera el cansancio sentándote erguida

7 / 9 Supera el cansancio sentándote erguida

Un nuevo estudio de una Universidad de Nueva Zelanda confirma que la manera cómo nos sentamos influye en nuestra energía. Sentarse con la espalda recta reduce el cansancio en personas con síntomas de depresión, aunque sean leves. Además, esta postura ayuda a ser más positivo. Procura que, al sentarte, espalda, hombros y cuello no se curven hacia delante.

Relaja tu mente, muerde un mango

8 / 9 Relaja tu mente, muerde un mango

Trocéalo y mastícalo lento para que libere su linalool, un antioxidante que, además, ayuda a reducir el estrés. También sirve olerlo, según un estudio publicado en el Journal of Agricultural and Food Chemistry.

¿Muy estresada? Cuenta hacia atrás

9 / 9 ¿Muy estresada? Cuenta hacia atrás

Cuando te estrese mucho, siéntate en un lugar cómodo y coloca frente a ti un reloj. Cuenta hacia atrás un minuto. Mientras tu cerebro está ocupado no piensas en lo que te preocupa. Con la mente más fría podrás decidir mejor.

Pon en práctica estos pequeños gestos y ayuda a mejorar la salud de tu cuerpo de forma rápida y efectiva. Incorporar pequeños hábitos que nos permitan aliviar las dolencias típicas del día te permitirá disfrutar más y mejor de la vida.