Dermatitis

El picor incesante de la piel puede deberse a múltiples causas. Pero rascarse no es en ningún caso la solución, ya que puede provocar lesiones que agraven el problema e incluso dejar marcas permanentes. Existen tratamientos y medidas higiénicas que ayudan a solucionarlo.

¿Qué es?

El término dermatitis, en general, hace referencia a la presencia de un proceso inflamatorio en la piel, sin especificar el tipo o la causa, éste lo dará el nombre que se le ponga a la palabra a continuación. Por ejemplo, dermatitis atópica, seborreica o de contacto.

Como indica su nombre es la capa superficial de la piel o dermis la que se ve afectada, y no llega a las capas más profundas.

TIPOS Y EFFECTOS DE LA DERMATITIS

El picor es el síntoma más común, por lo general incesante, que no cede al rascarse, incluso va en aumento si se hace. La dermis puede aparecer alterada, con un sarpullido, una erupción o una coloración diferente a la habitual.

El tipo de inflamación es determinante para poder hacer un buen diagnóstico y buscar soluciones. Las más comunes son:

Atópica

Entre las más habituales, la atópica destaca sobre las demás, afectando a muchísimas personas, especialmente en la infancia. Pero puede darse a lo largo de toda la vida. En este caso suele ser en brotes, con épocas libres de lesiones o, al menos, en el que no son tan evidentes. Además, es común ver costras que desprenden un líquido espeso o exudado que al secarse da apariencia de piel engrosada o curtida. Cuando las lesiones desaparecen, la zona donde estaban suele quedar ligeramente pigmentada.

De contacto

La provocan sustancias específicas que varían de una persona a otra y que, al entrar en contacto con la piel, hacen que ésta se irrite y que aparezca enrojecimiento, inflamación, aumento de la temperatura, granos y picor intenso, dando lugar a la denominada dermatitis de contacto.

Seborreica

La cara y el pelo pueden aparecer bastante afectados en el caso de la dermatitis seborreica, dando lugar a lesiones escamosas y caspa. Su origen está en un exceso de grasa en la piel como reacción a una mala higiene o a variaciones hormonales.

Varicosa

Cuando son las piernas en su parte inferior las que se afectan por el picor, se habla de dermatitis varicosa o dermatitis por estasis. La causa una mala circulación de la sangre por las venas de las extremidades.

Perioral

La zona alrededor de la boca (incluyendo nariz y mejillas) también es diana frecuente de estas inflamaciones, especialmente en el caso de los más pequeños, y se conoce como dermatitis perioral.

¿Cómo me puede afectar?

Siempre debe ser valorada por un profesional sanitario para evitar que vaya a más o que se complique. El picor puede resultar muy irritante y molesto, lo que provoca un aumento del rascado que, lejos de aliviarlo, hace que aumente.

Si el rascado continúa, o se hace de forma más intensa, se puede lesionar la piel (neurodermatitis), y provocar heridas. En el mejor de los casos, estas heridas se curarán sin más, pero también pueden dejar una marca que si es muy profunda se va a quedar de por vida. Por otra parte, la herida puede infectarse y necesitar antibióticos para su curación.

¿Cómo se trata?

Dado que no todas las dermatitis son iguales, tampoco se puede aplicar un mismo tratamiento para todas. Según el tipo, el dermatólogo prescribirá una u otra terapia, habitualmente en forma de crema, loción o ungüento.

En cuanto a la atopia, al ser una patología crónica, no tiene cura. Pero sí hay medidas para disminuir los síntomas y mejorar el aspecto de la piel. Los corticoides tópicos ayudan a disminuir la inflamación de la zona y los antihistamínicos mitigan el picor.

Es muy importante mantener la piel bien hidratada aplicando cremas específicas para ello, como el aloe vera, para evitar los brotes en la dermatitis atópica. Además, aunque en principio pueda parecer una contradicción, hay que asegurarse de que la piel queda bien seca en todo momento (sobre todo en la zona de los pliegues). Por eso hay que evitar la sudoración excesiva, por ejemplo.

Es el médico el único que decide si están indicados o no los antibióticos ya que utilizarlos sin necesidad puede provocar un empeoramiento de la situación

A tener en cuenta…

No es una enfermedad contagiosa por lo que, aunque el aspecto no sea agradable, no vamos a enfermar por tener contacto con alguien que la sufre.

La dermatitis atópica es frecuente en algunas familias en varios de sus miembros pues se piensa que tiene una carga hereditaria.

La dermatitis seborreica en el bebé se da con cierta frecuencia y se conoce como costra láctea. No supone un mayor problema y desaparece tras esta primera etapa de la vida, además hay cremas tópicas para solucionar el problema.

Cualquier producto que entre en contacto con la piel en personas sensibles puede provocar la aparición de lesiones en esa área, por eso hay que estar atento a lo que nos hayamos aplicado en la zona si surgen lesiones para poder dar pistas al médico en su diagnóstico. Por ejemplo, cremas, colonias, cosméticos, productos de limpieza, textil, bisutería… Lo mejor es utilizar jabones con pH neutro, lociones libres de perfumes, y ropa de algodón 100%, evitando, sobre todo, las prendas no transpirables.

Artículos de Dermatitis

Tags relacionados con Dermatitis