Arritmia

Si sospechas que el ritmo de tu corazón está alterado, tómate el pulso de vez en cuando: por debajo de las 100 pulsaciones por minuto y por encima de las 50/min está dentro de lo normal.

¿Qué son las arritmias?

La arritmia engloba cualquier alteración del ritmo del corazón: tanto si late muy rápido como excesivamente despacio o si lo hace de forma irregular.

Ten en cuenta que cada persona tiene su propio ritmo cardiaco. Hay corazones que, de forma natural, tienden a funcionar de manera más pausada que otros. Por otro lado, las personas que hacen ejercicio físico habitualmente suelen tener las pulsaciones más bajas. Además, la frecuencia cambia a lo largo del día, en función del estado físico del organismo.

Se diagnostica habitualmente mediante un electrocardiograma. Mediante unos electrodos que se colocan en la piel, se registra la actividad eléctrica que genera el corazón y se dibuja en un gráfico: las tiras de registro dan la visión del corazón desde 12 puntos distintos y el médico las interpreta.

Aprende a tomarte bien el pulso

Aunque te lo pueden medir en la farmacia o puedes verlo en algún dispositivo de los que se usan para controlar las pulsaciones durante un ejercicio o para el control de la tensión arterial, te conviene saber tomártelo tú misma:

  • Mídelo cuando estés tranquila. También es mejor que evites hacerlo durante las horas de la digestión o si has fumado o tomado alcohol, café o alguna otra bebida estimulante recientemente.
  • En la muñeca, en la zona donde se suele abrochar la correa del reloj, notarás unos conductos fibrosos que son los tendones que mueven los dedos. Por el lateral de estos, en la parte que se dirige al dedo pulgar, se encuentra la arteria radial, que se palpa con facilidad. Presiona suavemente ahí con la punta de los dedos.
  • Cuenta el número de latidos que notas en un minuto y esa es la frecuencia cardiaca de tu corazón. Si en reposo late por encima de 90 pulsaciones o por debajo de 50, consulta a tu médico.

Cuándo acudir al médico

Conocer cómo funciona nuestro corazón nos puede ayudar a ser más ágiles a la hora de advertir que algo no va del todo bien:

  • Tienes las pulsaciones por encima de 120 por minuto en reposo. Si están momentáneamente altas pero por debajo de esa cifra, puede ser por nervios.
  • O demasiado bajas: menos de 45 latidos por minuto. Se considera preferible que sean algo bajas que excesivamente altas. Incluso algunos estudios muestran que las personas con las pulsaciones un poco bajas viven más años.
  • Te has desmayado. Algunas arritmias podrían ser las responsables, ya que en este momento quizá no ha llegado suficiente sangre al cerebro. Si has sentido palpitaciones o dolor en el pecho antes o después de desmayarte, no es buena señal.
  • Te has mareado. No suelen ser producidos por arritmias. De todos modos, controla tu tensión arterial por si fuera la causa. Sin embargo, sentir cierta dificultad para respirar de repente sí puede estar causado por arritmia.

Artículos de Arritmia

Tags relacionados con Arritmia