Zinc

El zinc es un mineral esencial para la regeneración de los tejidos celulares y para la síntesis del ADN, por lo que su aporte adecuado es importante para garantizar el crecimiento y desarrollo correcto en la infancia (y durante el embarazo), así como para sustituir las células viejas por otras.

Además, el zinc forma parte activa de algunas de las enzimas que intervienen en el metabolismo de las grasas, las proteínas y los hidratos de carbono.

Este mineral también está involucrado en la producción de hormonas como la testosterona, contribuye a mantener la salud de la piel, el pelo y las uñas y, sobre todo, su aporte adecuado es clave para fortalecer las defensas del sistema inmunitario (de hecho, en el tratamiento de los resfriados se utilizan suplementos de zinc).

Problemas de salud por exceso o déficit de este mineral

Al igual que otros minerales y nutrientes, los efectos que el zinc tiene sobre tu cuerpo dependerán en gran medida de su cantidad. Es por eso que puede producir algunos problemas de salud tanto por exceso como por escasez.

Problemas causados por déficit

La deficiencia de zinc produce retraso en el crecimiento infantil, mayor susceptibilidad a infecciones, anorexia con la consiguiente pérdida de peso, se reduce la visión nocturna, la curación de heridas es más lenta, se da una pérdida regresiva de los sentidos del sabor y del olfato y pueden producirse lesiones cutáneas como piel escamosa y manchas blancas en las uñas.

Por otro lado, los niveles bajos de este mineral también se asocian con concentraciones reducidas de testosterona y con el hipogonadismo (testículos encogidos en los hombres), según un estudio publicado en la revista "Nutrition".

Una dieta equilibrada suele cubrir los requerimientos de todos los nutrientes necesarios, pero en caso de alcoholismo, enfermedades digestivas o de seguir una alimentación muy monótona y baja en calorías, podría presentarse una deficiencia de este mineral. En este caso es importante buscar asesoramiento médico y valorar la utilidad de tomar algún suplemento de este mineral.

Problemas causados por su exceso

A través de la dieta no se dan problemas de exceso de este mineral, pero cuando se toman suplementos sí que pueden ocurrir. Tomar dosis elevadas de zinc de forma regular (más de 150 mg de zinc al día) puede llevar a una deficiencia de cobre, la alteración de los niveles de hierro y un debilitamiento del sistema inmune.

Otros síntomas que también podrían darse son presión arterial baja, convulsiones, dolor en las articulaciones y sabor metálico en la boca.

Además, hay que tener en cuenta que tomar de forma accidental una dosis de más de 200 mg de zinc provoca nauseas y vómitos, y puede ser peligroso.

 

Fuentes principales de zinc: alimentos recomendados

Si te interesa incorporar a tu dieta alimentos que contengan una gran cantidad de zinc, incluye en tu menó las carnes, el pescado, el marisco (sobre todo las ostras), los frutos secos, los cereales integrales, las legumbres y la leche.

¿Sabías que…?

La absorción de zinc es limitada y depende de las reservas que tenga el organismo. El que procede de alimentos de origen animal se aprovecha mejor que el de los vegetales.

Además, las proteínas y la vitamina C favorecen su absorción. En cambio, el ácido oxálico y el ácido fítico la disminuyen. También la dificultan el exceso de cobre, calcio y fósforo.

  • Dosis diaria recomendada: 7-8 miligramos / día para las mujeres y 9-11 miligramos para los hombres.

 

Tags relacionados con Zinc