Vitamina B6

La vitamina B6 o piridoxina forma parte del complejo B, es hidrosoluble y resulta imprescindible para la formación de glóbulos rojos, junto con la vitamina B12 y la E. Así pues, esta vitamina interviene directamente en los procesos biológicos encargados de hacer que las células de tu cuerpo reciban la cantidad necesaria de oxígeno.

Además, la piridoxina también participa en las reacciones de obtención de energía a partir de los hidratos de carbono, interviene en el metabolismo de grasas y proteínas y contribuye a la producción de anticuerpos, por lo que refuerza la función del sistema inmune.

Del mismo modo, la vitamina B6 interviene en la síntesis de varios neurotransmisores, es decir, sustancias que actúan como "mensajeras" entre las neuronas presentes en el encéfalo, la médula espinal y los nervios que recorren el cuerpo.

Estos neurotransmisores (como por ejemplo la serotonina) están relacionados con el estado anímico y el ciclo del sueño-vigilia, por lo que se recomienda mantener unos niveles óptimos de vitamina B6 en caso de estrés, depresión e insomnio.

¿Qué ocurre cuando hay alteraciones?

Tal y como ocurre con otros tipos de vitaminas, el efecto de la vitamina B6 depende de la cantidad en la que se encuwentre disponible en el cuerpo humano. Así pues, tanto su déficit como su exceso pueden causar algunos problemas de salud.

Cuando hay déficit de piridoxina

En caso de deficiencia de vitamina B6 se produce anemia en adultos y convulsiones en niños pequeños. También podría causar cansancio, mareos, confusión, depresión y lesiones en la piel y en la boca, entre otros.

Su déficit no es frecuente, aunque las dietas hiperproteicas, el uso de ciertos anticonceptivos, el alcoholismo y situaciones fisiológicas como el embarazo podrían conducir a un estado carencial.
 

Cuando hay exceso

Cuando se obtiene a través de los alimentos que componen la dieta, la piridoxina no produce problemas por exceso, es decir, toxicidad. Sin embargo, cuando se toma en forma de suplementos es importante hacerlo bajo supervisión médica.

Esto es debido a que tomar dosis superiores a las recomendadas durante periodos de tiempo prolongados conduce a un exceso que puede ser muy perjudicial, ya que puede producir alteraciones en el estado de ánimo, náuseas, hipersensibilidad a la luz solar y un debilitamiento del sistema inmune.

Y si este exceso se alarga durante más de un año podría causar alteraciones neurológicas y de sensibilidad (neuropatía periférica). Además, los suplementos de esta vitamina pueden tener interacciones indeseadas con ciertos medicamentos.

Alimentos ricos en vitamina b6

Si quieres enriquecer tu dieta con vitamina B6, es recomendable que recurras a las carnes, los cereales integrales, las legumbres, los pescados, las verduras de hoja verde, las nueces, los cacahuetes, el germen de trigo y la levadura de cerveza. El aguacate y el plátano son dos frutas especialmente ricas en ella.

De todas formas, ten en cuenta que varios de estos alimentos son muy calóricos, como las nueces, los cacahuetes o el ahuacate.

¿Sabías que…?

Los suplementos de esta vitamina se utilizan para mejorar la tensión mamaria y los cambios de humor que suelen acompañar a la menstruación. Del mismo modo, su uso es popular entre los deportistas porque ayuda a aumentar la producción energética y el rendimiento muscular.

  • Dosis diaria recomendada: no existe un criterio unánime en cuanto a las recomendaciones. En 1998 el Consejo de Alimentación y Nutrición del Instituto de Medicina de EEUU estableció 1,5 - 1.7 mg/día en adultos mayores de 50 años.

Tags relacionados con Vitamina B6