Vitamina B5

La vitamina B5 o ácido pantoténico está incluida en el complejo B, es hidrosoluble y forma parte de la coenzima A (CoA), un factor esencial para muchas de las reacciones químicas que se producen en el organismo y que son necesarias para mantener el buen funcionamiento del cuerpo humano.

Destaca su participación en los procesos de obtención de energía a partir de los alimentos, así como en la producción de colesterol, de otras grasas esenciales y de algunas hormonas esteroideas.

Así pues, la vitamina B5 es importante de cara a permitirnos rendir lo suficiente cuando debemos adaptarnos a retos que requieren esfuerzo, ya que participa en la extracción de energía a partir de nutrientes, y también participa en la regulación hormonal.

Por otro lado, el ácido pantoténico también colabora en la síntesis de acetilcolina, que es un elemento que nuestras neuronas utilizan para comunicarse entre ellas (neurotransmisor) y en la de la melatonina, una hormona relacionada con nuestra regulación del sueño. Del mismo modo, la presencia de CoA es necesaria para metabolizar en el hígado algunos medicamentos.

Problemas por déficit y por exceso de esta vitamina

El cuerpo humano reacciona de manera diferente a la vitamina B5 dependiendo de la cantidad en la que está disponible, y hay unos umbrales que determinan cuál es el nivel sano de esta sustancia.

Así, puede producir algunos efectos adversos tanto por su déficit como por su exceso.

Problemas por déficit

Debido a que se encuentra en numerosos alimentos y a que su biodisponibilidad es alta, la deficiencia de esta vitamina es muy rara (solo se ha observado en casos de desnutrición severa).  De todos modos, los síntomas de los casos estudiados incluyen cansancio, dolor de  cabeza, molestias intestinales y entumecimiento y hormigueo en las manos y pies.


Exceso de ácido pantoténico

Se considera que el exceso de vitamina B5 no presenta problemas de toxicidad. El único efecto adverso observado es la diarrea, como resultado de una ingesta excesivamente alta de este nutriente (10 a 20 gramos/día).


Fuentes principales de vitamina b5

Esta vitamina se encuentra repartida en multitud de alimentos, sobre todo en carnes y vísceras, huevos, cereales integrales, legumbres, lácteos, pescados, mariscos, verduras de hoja verde, setas, levadura de cerveza y jalea real, entre otros. 

Seguir la Dieta Mediterránea debería ser suficiente para asegurarse de que el menú incluye la cantidad necesaria de vitamina B5, ya que es muy sana y equilibrada. Recuerda, además, que a la hora de consumir carne es recomendable moderar la roja.

¿Sabías que...?

Un dato curioso acerca de esta vitamina viene de una investigación realizada con ratones que habían desarrollado irritación de la piel y aumento de canosidad del pelaje. En él se observó que estos efectos revirtieron por la administración de ácido pantoténico.

A raíz de este descubrimiento, los fabricantes de champú comenzaron a incluir en sus productos vitamina B5.  Sin embargo, no hay ninguna evidencia que demuestre este efecto en humanos.

  • Dosis diaria recomendada: 4-7 mg/día en adultos.

Tags relacionados con Vitamina B5