Vitamina B1

La vitamina B1 o tiamina forma parte del complejo B. Se trata de un importante nutriente que interviene en el metabolismo de los carbohidratos para la obtención de energía, con lo cual es útil para mantenernos activados.

Además, la vitamina B1 También participa en el metabolismo de las grasas y en el de las proteínas, así que está implicada de lleno en el proceso por el cual gestionamos nuestros recursos para dar una respuesta física que nos permita adaptarnos al entorno dependiendo del tipo de actividades y esfuerzos que realizamos.

Por otro lado, su presencia es necesaria para un crecimiento y desarrollo correcto, y es clave para el óptimo funcionamiento del corazón, la transmisión del impulso nervioso y la contracción muscular.

Problemas por desequilibrios en su cantidad

Tal y como ocurre con muchos otros nutrientes, el efecto que la vitamina B1 vaya a tener sobre tu cuerpo depende de la cantidad que hay en el organismo.

A veces pueden aparecer algunos problemas de salud vinculados a desequilibrios en sus niveles, los cuales suelen corregirse modificando la dieta habitual para que los alimentos contengan una buena cantidad de B1 o para que se modere el efecto de ciertas comidas y bebidas que limitan su asimilación.

Déficit de este nutriente

La deficiencia de vitamina B1 puede causar diarrea, pérdida de peso y alteraciones de la conducta, como irritabilidad, depresión, falta de memoria y menor capacidad de concentración. También debilidad muscular, cansancio y alteraciones cardiacas (taquicardia, palpitaciones, etc.).

Si la carencia es muy severa, conduce a enfermedades como el Beriberi y el síndrome de Korsakoff (Beriberi cerebral).

El alcoholismo puede originar su déficit porque el exceso de alcohol dificulta su absorción intestinal. Por otro lado, una dieta demasiado rica en azúcares y cereales refinados también puede ocasionar su déficit (la vitamina B1 se encuentra en la cascarilla de los cereales integrales).

Exceso de vitamina B1

La vitamina B1 no suele presentar problemas de toxicidad, ya que es hidrosoluble y, por consiguiente, su exceso se elimina a través de la orina. Así pues, en la gran mayoría de casos no hay que preocuparse por un posible exceso de este elemento.

Alimentos ricos en vitamina B1

Si te interesa asegurarte de que tu dieta te está proporcionando cantidades suficientes de este nutriente, intenta incorporar a tu menú carnes, cereales integrales, legumbres, frutos secos, huevos, levadura de cerveza y germen de trigo.

¿Sabías que…?

La cocción en agua, la exposición a la luz y las altas temperaturas afectan a este nutriente de manera que se produce una pérdida considerable de este (puede alcanzar el 90%).

Por otro lado, las bebidas ricas en taninos como el té o el café inhiben su absorción. Del mismo modo, algunos alimentos como los pescados y los crustáceos crudos contienen unas enzimas, las tiaminasas, que tienen la capacidad de inactivar la tiamina.

Por eso se observan déficits de esta vitamina en poblaciones que consumen mucho pescado crudo, lo cual se puede evitar mediante la cocción de este alimento, ya que el calor destruye la tiaminasa.

  • Dosis diaria recomendada: las recomendaciones diarias de vitamina B1 son de 1,1-1,5 mg/día en adultos.

Artículos de Vitamina B1

Tags relacionados con Vitamina B1