Magnesio

Es un mineral que interviene en la salud de nuestros huesos. ¿Pensabas que solo era cuestión de calcio? Averigua cómo te ayuda y cuánto magnesio te conviene.

¿Qué es el magnesio?

El magnesio es un mineral esencial para que el cuerpo pueda realizar numerosas funciones. Por ejemplo, interviene en la transmisión del impulso nervioso y en la relajación muscular, por lo que es indispensable para que músculos, nervios y corazón funcionen con normalidad.

También contribuye a regular los niveles sanguíneos de glucosa, ejerce un papel importante en la obtención de energía y participa en la producción de proteínas. Del mismo modo, es un elemento fundamental para mantener sanos y fuertes los huesos.

Su relación con el calcio

Por otro lado, diferentes investigaciones han evidenciado que el magnesio ejerce un papel importante en el desarrollo del hueso, favoreciendo su crecimiento y estabilización.

Más de la mitad de este mineral, el 65%, se concentra en los huesos, y parece ser que regula el metabolismo del calcio que se ingiere a través de la dieta, ya que interviene en la función de la parathormona (hormona que regula el equilibrio de calcio y fósforo), y también influye en la actividad de la vitamina D.

Problemas por desequilibrios en su cantidad

El magnesio puede generar algunos problemas de salud si su cantidad en el organismo es demasiado alta o si se da el caso contrario y escasea.

¿Qué ocurre si hay déficit?

Algunos de los síntomas que podrían estar indicando que los niveles de este mineral están bajos son de tipo psicológico y emocional. Así, la irritabilidad, la apatía, el cansancio, la debilidad muscular, los calambres, los fallos de memoria o una mayor dificultad de aprendizaje, entre otros, son manifestaciones de la escasez de magnesio.

Además, la deficiencia de magnesio también parece estar relacionada con hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares, diabetes y osteoporosis.

Esta situación de déficit podría darse con una dieta pobre en este mineral, pero su carencia también puede ser la consecuencia de algunas alteraciones como tener los niveles de calcio por debajo de lo normal, padecer mala absorción digestiva, quemaduras o intervenciones quirúrgicas.

Hay que tener en cuenta que el abuso de bebidas alcohólicas también podría producir su déficit, así como la toma de ciertos medicamentos (laxantes, algunos antibióticos…).

¿Qué pasa si hay exceso?

La cantidad de magnesio obtenida a través de los alimentos es absolutamente inocua, ya que el posible exceso se elimina a través de la orina. Sin embargo, si se toman suplementos de este mineral, no se deben superar las dosis recomendadas, salvo que sea por prescripción médica.

Dosis demasiado elevadas pueden ser las responsables de molestias estomacales, nauseas, vómitos y diarreas. En casos más extremos también se podría producir confusión, una bajada de la presión arterial, la disminución de la respiración y la aparición de un patrón irregular de latidos del corazón.

Alimentos que contienen magnesio

La mejor manera de conseguir que los niveles de magnesio de tu organismo sean óptimos es a través de la dieta. Frutas, verduras, cereales integrales, legumbres, frutos secos, levadura de cerveza y frutas desecadas son tus aliadas, ya que son alimentos ricos en este mineral esencial.

¿Sabías que…?

El sudor excesivo (como el que se da en actividades físicas exageradas) o el estrés físico o mental provocan una mayor pérdida de magnesio, por lo que en estos casos se debe aumentar su aporte.

  • Dosis diaria recomendada: 330 miligramos/día para mujeres y 420 para hombres.

Tags relacionados con Magnesio