ROSAOKk portada

Dice estar más feliz que nunca y con ganas de comerse el mundo. Y todo gracias a que ha dado esquinazo a sus miedos. Así lo refleja en su nuevo y más intimista disco titulado "Kairós".

El 30 de junio estrenaste disco y lo titulaste Kairós, que significa El Momento idóneo. Dices que es el mejor de los 8 que has hecho. ¿Por qué es tan especial?

Yo creo que siempre el último trabajo te parece el mejor. Pero este lo es por muchas cosas. Porque son canciones muy pensadas, muy trabajadas, letras con las que me siento muy identificada, en un momento en que tengo ganas de exteriorizar y que me sirva como mi propio aprendizaje, del camino que sigo en mi crecimiento. Ahora siento que empiezo de verdad “a crecer”. Y tengo muchas ganas de hacer las cosas que no hice profesionalmente en su momento , sobre todo por inseguridad.

Se te ve muy feliz, Rosa.

Es que lo estoy. Por qué no voy a estarlo si cada día que me levanto puedo abrir los ojos, tengo salud, me ha tocado vivir algo que me apasiona… Lo que ha cambiado respecto a épocas pasadas es que ahora no quiero fastidiarme a mí misma. Es un lujo tener la edad que tengo y vivir lo que vivo. Pero tengo que llevar cuidado con tanta alegría para no perder el control; quiero estar siempre en equilibrio emocional.

¿Qué más ha tenido que pasar para lograr esa alegría?

Muchas cosas. Pero insisto que, sobre todo, el deseo de querer estar en paz conmigo misma. Todos los que estamos en este mundo hemos venido a ser felices, y dejamos de serlo por tonterías.

Todavía me queda un largo camino, pero empiezo a notar que ahora controlo mi vida. Antes, quizá por inexperiencia, por juventud, por inocencia o también por comodidad o por miedo me dejaba llevar por todo el mundo; era muy vulnerable y cualquier reflexión de cualquier persona me servía.

"Antes me dejaba llevar y ahora eso ya no me ocurre"

Además, parecía que todos tenían una solución para mi vida y sabían cómo debía hacer yo las cosas… pero tú no paras de trabajar y de “trabajarte” interiormente y, pese a eso, no estaba en paz. Como dice una de las canciones de Kairós, hubo una “catástrofe en el cielo con mi Dios”. Y, a raíz de eso, necesito estar en paz y quererme más.

Las cosas no te han sido siempre fáciles…

Yo me he exigido mucho, mucho. Todo me vino muy deprisa y, como mis carencias eran tantas, tenía continuamente la sensación de que no hacía nada bien. Me daba pánico ir a una sesión de fotos por si tenía que desnudarme, responder a una entrevista… Era pavor a exponerme. No había por dónde cogerme.

Ahora puedo decirlo con tranquilidad y sin ser autodestructiva, pero antes me fustigaba continuamente por no estar a la altura de todo lo bueno que me estaba pasando. Quise aprender tan rápido, que eso me pasó factura y llegó un momento en que mi cuerpo dijo "hasta aquí".

"Siempre temía no estar a la altura y eso me pasó factura"

Con el tiempo he aprendido a quitarle hierro a situaciones que antes me aterraban. Y ahora tengo muy claro que no voy a permitir que nada ni nadie me saque de mi eje, de mi crecimiento interior.

"Sueño con crear una Fundación"

Siempre te ha importado mucho la opinión de los demás…

Sí, pero porque nunca he querido hacer daño a nadie. Que la gente pensara que yo era mala o que se enfadaran conmigo me creaba una gran angustia. Y ese dolor aumentó con situaciones que me tocó vivir.

¿Qué situaciones?

Pues mira, por ejemplo que me pidieran autógrafos en el entierro de mi padre. ¡Si yo estaba hundida! O que la gente se volviera loca en un concierto por querer tocarme o por conseguir un autógrafo. Ese tipo de cosas me descolocó mucho, no las entendí.

Sin embargo, también he aprendido a comprenderlas y a utilizarlas en positivo para buscar un equilibrio. Ni todo es tan bonito, ni todo es tan malo. Ahora lo que le pido encarecidamente a la gente, a mi público, es que crezca conmigo.

Eres bondadosa y muy empática, Rosa.

Yo creo que todos los cantantes tenemos algo de salvadores porque con nuestro trabajo ayudamos a los demás. Pero los mayores y los niños me importan especialmente. Sueño con crear una Fundación que les ayudara a vivir mejor o a cumplir sus sueños.

"La superación personal a través del deporte y la alimentación fue lo que me salvó"

A veces también me entran ganas de crear algo que ayude a la superación personal a través del deporte y la alimentación porque eso, el ejercicio y mejorar mis hábitos al comer junto con los libros de superación personal, es lo que me salvó a mí.

Creo que está muy bien ganar premios por tu trabajo, pero si no eres altruista, esa recompensa no tiene sentido.

Sin duda estas reflexiones indican un crecimiento personal. ¿Qué otras cosas te han hecho crecer?

En realidad, llevo toda la vida haciendo un trabajo interior. Mira, por ejemplo, sentí muchísimo el fallecimiento de mi padre, pero tengo que reconocer que después empecé a "ver" a mi madre. ¡Mi padre la había eclipsado". Es como si una cosa mala diera lugar a otra buena. Y así con todo.

EL Cariño por SU familia

Y si te vienen pensamientos negativos, ¿qué haces?

Pues me digo que tengo una familia preciosa, que mi madre es un ser estupendo, que hay mucha gente que sí sufre penalidades… Mi familia siempre ha sido mi amuleto, y ahora todavía más. Y todo eso me sirve para no quejarme. Lo "uso" incluso cuando hago cosas tan tontas como sudar en el gimnasio. Pienso en todo eso, le echo ovarios… y continúo.

"La admiración por mi familia me da fuerza para seguir"

En realidad hace muchos años que estoy en ese trabajo interior porque tengo las mismas inquietudes que cuando era pequeñita.

Antes me decías que redescubriste a tu madre. ¿Cómo es?

Ha sido muy exigente, pero también una supermadre. Yo la recuerdo siempre leyendo libros de Medicina. Ella, que fue cantante lírica. ¿Sabes qué le echo mucho en cara? Que no me enseñara alemán.

¿Tu madre sabe alemán?

Sí, es alemana. Mis abuelos emigraron y allí nació y creció ella. Mi abuelo era gitano y cantaba boleros.

A tu padre también lo admiraste mucho…

Mucho, sí. Desde bien jovencito llevaba la contratación de los músicos que iban a las ferias. Le encantaba estar con gente y ayudar. Se levantaba muy temprano y salía a la calle por si alguien le necesitaba. Yo siempre me despertaba y, aunque no había amanecido, deseaba ir con él.

A veces lo veía anotar en una libretita –con su letra irregular y sus faltas de ortografía– lo que tenía que hacer durante el día. Era su agenda y, a su modo, hacía lo que los hombres de negocios hacen. Me pregunto cómo podía tener tanta sabiduría un hombre de campo.

Erais una familia humilde pero feliz…

Sí, aunque también a veces me rebelaba, ¿eh? Cuando saco mi carácter… De pequeña, por ser la única niña, me hacían trabajar en casa más que a mis hermanos. Yo me quejaba diciendo "aquí vivimos todos, comemos todos y ensuciamos todos". Pero como nadie me hacía caso, a escondidas llegaba a acuerdos con mis hermanos, a los que adoro.

"Ser la única niña de 4 hermanos hacía que tuviera que sacar el carácter"

Y ahora trabajan en sus casas como el que más. Pero se echan a temblar cuando voy a sus casas porque abro la nevera y empiezo a tirar cosas (se ríe). Yo soy vegetariana y no es que pretenda que ellos también, pero sí quiero que se cuiden. Uno de ellos ha adelgazado 13 kilos y cuando me lo dijo me puse a llorar de emoción.

¿Y felices?

Sí, lo éramos. Estoy muy agradecida con lo que me ha pasado en la vida. Pero lo cierto es que antes de esto, cuando no tenía nada, también porque en mi casa no faltó nunca unión y felicidad.

¿Con qué soñabas cuando eras pequeña?

Con ganar dinero cantando para poder dar mejores cosas a la familia y ver más cosas que el Polígono Almanjáyar. Yo sabía que la vida me tenía guardado algo mejor, que todo no podía ser esconderme por ser gordita. Y de bien chiquitina tenía otros tres sueños. Eran imposibles, ahora lo sé, pero creía firmemente que los podía conseguir.

Quería ser psicóloga, profesora de Educación física y… ¡modelo! Y no te rías, pero otro de mis deseos era ser negra.

Era una locura (ríe), pero es que veía a los niños negritos sufrir y yo quería ser como ellos para compartir su sufrimiento. Cuando se lo decía a mi madre, ella se reía y me contestaba 'mira la niña esta con lo que sale'. Pero si yo insistía, ella se ponía seria y me decía 'en esta vida uno puede ser todo lo que se proponga'".

OT, su gran aventura vital

Rosa, tú creaste el grupo de whatsapp de OT…

Sí, pero lo podría haber hecho cualquiera. Yo quería que permaneciéramos unidos porque soñaba con todas mis fuerzas con que nos reencontráramos. Pero hay que dejar fluir las cosas y no forzarlas. Llegan cuando tienen que llegar.

Chenoa ha escrito sus vivencias…

Tengo unas ganas enormes de leer ese libro porque seguro que explica cosas que yo no sé. Fíjate que desde que entré en la academia de OT me fijé en ella como referencia, como ejemplo a seguir. Laura (Chenoa) parece y es una mujer muy fuerte pero a la vez supertierna y muy noble de corazón… y muy culta. Lee muchísimo.

¿Harías tú lo mismo, escribir sobre lo vivido?

Todos tenemos una historia que contar, pero no sé si me atrevería a hacerlo. Si lo hiciera, tendría mucho cuidado porque cuando explicas algo implicas a terceras personas. Puede que digas algo que tú tienes superado y la otra persona no. No sabes qué reacción va a causar en el otro. Fíjate, si me atreviera lo haría por ayudar, por si mis experiencias le valen a otras personas.

¿Te gustaría ser mamá?

¡Uy, al paso que voy!

¿Lo serías sin pareja, tú sola?

Hasta que no te llega el momento no sabes qué vas a decidir. Tengo muchas amigas que se atreven y la que ya tenemos una edad a veces nos reímos diciendo “Venga, vamos todas juntas a congelar óvulos” (ríe). Pero ahora mismo creo que no tendría hijos sola. Y no porque sea clásica (que en su momento sí lo he sido), sino porque soy muy fantasiosa y me imagino el amor ideal, la pareja ideal, la vida ideal.

Me gusta ser feliz pensando que del amor de un hombre nace ese fruto. Y otra cosa que me frena es que a mí los niños me encantan. Con mis sobrinos desaparezco del mapa y yo sé que si alguna vez tengo hijos creo que desapareceré de la Sociedad, al menos por un tiempo.

¿Qué ha fallado hasta ahora con tus parejas?

No sé. Yo siempre me echo la culpa de muchas cosas pero si lo pienso fríamente sé que la culpa es de los dos. Por mi parte fallaba la falta de seguridad en mí misma.

A ningún chico le gusta una tía demasiado segura ni tampoco una chica que vaya detrás suya como un perrito. Hay que buscar un equilibrio. El mundo del amor, del deseo y del sexo es un continuo juego.

"Mi inseguirdad me ha boicoteado en las relaciones de pareja"

Hay una cosa que no falla: el corazón te manda aunque te haga llorar. Yo voy a hacer lo que sienta, siempre me voy a dejar llevar por el corazón, pero claro está a estas alturas con más conocimiento, más consciente de las situaciones, con otra seguridad, con otra filosofía de vida, otro cuidar de mi como ser humano, como persona. Porque es también la forma de que se creen cosas bonitas en las relaciones de amistad o de amor.

Le queda… ser actriz

Antes hablábamos de tus sueños de infancia. ¿Cuáles tienes ahora?

Pues mira, me encantaría hacer una película. Sí, ser actriz aunque fuera una sola vez. A veces me vengo arriba y me digo que una peli de acción estaría muy bien (ríe), pero también me atraería una película de barrio, de gente sencilla. Mi querida Carmen Sevilla me dio un consejo hace mucho tiempo; me dijo que para ser una buena actriz solo sirve una cosa: ser una misma.

¿Te das cuenta de que tú eres un gran ejemplo para muchas chicas que no se atreven a cumplir sus sueños?

Bueno, pero que el sentimiento que les mueva no sea llegar a algún sitio. Eso ya me pasó a mí y no fui feliz. Que lo hagan por ser felices. No tienen que llegar a ninguna parte, solo disfrutar del camino.

Por Charo Sierra