verrugas 2

Las verrugas suelen ser benignas y a menudo desaparecen solas. Sin embargo, conviene controlarlas y acudir al médico, sobre todo si aparecen en los genitales, duelen o adoptan formas irregulares.

En las siguientes líneas te ofrecemos toda la información esencial para que entiendas qué son, por qué aparecen y cuáles son los mejores tratamientos para eliminar las verrugas.

¿Qué es una verruga?

Es una infección muy común producida por el virus del papiloma humano, que es un microorganismo con muchas variedades genéticas.

La mayoría de tipos de verruga afectan a la piel, especialmente en las manos o el rostro, aunque también pueden aparecer en rodillas, cuero cabelludo o pies. El virus provoca que haya un crecimiento anormal de las células de la piel, que se acumulan dando lugar a las verrugas.

El virus del papiloma humano hace que las células de la piel crezcan y se acumulen

A veces, esta clase de lesiones pueden surgir en la mucosa genital (vulva, vagina, cuello uterino, pene, ano). Estas verrugas genitales deben ser controladas por el especialista.

No todas tienen la misma apariencia

Las verrugas vulgares son rugosas y con forma de coliflor, y suelen salir en las manos o las rodillas. En cambio, las planas se localizan con más frecuencia en cara, frente y piernas. Las plantares crecen hacia dentro en la planta del pie y pueden doler.

La subungueales y periungueales son pequeñas y nacen debajo o alrededor de las uñas de manos o pies, mientras que las filiformes son estrechitas y salen en cara, párpados o cuello. Si la lesión responde a cualquiera de estas características suele ser benigna, pero es mejor que las vea el médico.

Es cierto que se contagian

Como todos los virus, el del papiloma se transmite por contagio. Puede ser por contacto directo con las mucosas o la piel, o bien a través de material de manicura, o en las duchas y piscinas.

Las verrugas genitales se contagian fácilmente de una persona a otra, pero las que aparecen en otras partes, como las manos, es más difícil, ya que para ello tiene que haber algún corte que favorezca la entrada del virus.

Cómo eliminar las verrugas

Diversos estudios han demostrado que al menos un 60% de las verrugas vulgares se curan solas sin dejar cicatriz en un periodo inferior a 2 años, por lo que no suelen necesitar tratamiento. El virus completa su ciclo vital en un periodo que puede variar de unos meses a algo más de un año. Pasado este tiempo, muere y las lesiones desaparecen.

No obstante, es aconsejable que un dermatólogo las examine para descartar que se trate de otro tipo de lesión (como hongos, en el caso de los pies; o queratosis seborreica, en cara y cuello, por ejemplo) o bien que haya un déficit inmunológico.

A veces las verrugas se van solas, pero es recomendable acudir al dermatólogo

En caso de que el especialista considere oportuno quitarte una o varias verrugas, dependiendo de su localización, tipo (si pica o duele), tamaño, número y tiempo de permanencia sobre la piel, estos son los tratamientos más efectivos de cara a eliminar las verrugas:

1. Queratolíticos

Fundamentalmente compuestos por ácido salicílico, hacen que la verruga se desprenda de la piel descamada. Es el clásico antiverrugas para usar en casa y ha demostrado una alta efectividad. Si el médico te aconseja este tratamiento, debes aplicar el producto cada noche durante 8-10 días siguiendo sus instrucciones.

2. Criocirugía

El especialista aplica en la profundidad de la verruga nitrógeno líquido, que actúa congelándola y estimulando las defensas del organismo contra el virus. Puede escocer pero funciona muy bien con verrugas repetitivas.

3. Láser

De CO2 o colorante pulsado, es muy efectivo en verrugas difíciles, aunque puede dejar cicatrices.

4. Terapia fotodinámica

Se extiende sobre la piel un ácido que con el paso de las horas es activado por una luz específica, provocando que las células que hayan captado el medicamento inicien su destrucción.

5. Lo que nunca debes hacer

Aunque no suele ser una afección grave y el principal inconveniente es que resultan antiestéticas, jamás debes tratar de eliminar una verruga arrancándola o cortándola, ya que puedes favorecer el autocontagio por el sangrado o indirectamente a través del instrumento de corte, y causar así una infección más grave.

Presta atención a las verrugas en la zona genital

Suelen ser planas o con forma de coliflor. Miden de 1 a 2 mm de diámetro y se agrupan en racimos de tamaño considerable. En las mujeres pueden aparecer en cualquier lugar cerca de la vagina o el cuello del útero (por eso, es importante no descuidar las revisiones ginecológicas anuales); y en los hombres, en los genitales o el recto.

A veces se ven a simple vista o se notan al tacto. Pueden producir picor, quemazón o dolor, aunque en ocasiones no causan ningún síntoma.

No es verdad que siempre provoquen cáncer de cérvix

Existen unas 40 cepas distintas del virus del papiloma humano que afectan a la zona genital y pueden ser de dos tipos: las de alto riesgo, relacionadas con el cáncer de cérvix o cuello del útero; y las de bajo riesgo, que corresponden a las verrugas.

En el 95% de los casos las verrugas no derivan en mayores complicaciones. Sin embargo, si notas algo parecido a una verruga en esta zona, para descartar cualquier patología maligna debes acudir al ginecólogo.

No tienen nada que ver con un tumor cutáneo

Las verrugas provocadas por el virus del papiloma no están relacionadas con el melanoma o cáncer de piel, pero conviene estar alerta ante cualquier lesión ya que es cierto que este tumor cutáneo aparece en su inicio como un lunar que va cambiando y a veces adopta una forma similar a una verruga.

Si observas que algún lunar que ya tenías crece rápido, tiene un borde irregular o aumenta en altura, como si se transformase en una verruga oscura con superficie escamosa, acude al dermatólogo cuanto antes. Este tipo de tumor se extirpa sin mayor problema cuando se detecta a tiempo.

Por otro lado, recuerda que es muy importante que protejas especialmente del sol tanto lunares, como pecas y verrugas.