Pies-hongos-infecciones-verano

Controlar la humedad en la planta y entre los dedos es básico para evitar problemas muy comunes en esta época como el pie de atleta. Si eres propensa a sufrirlos, te indicamos los cuidados para que este año no te ocurra.

Prevenir los hongos en los pies

En esta época los pies tienen más riesgo de infecciones por dos razones básicamente: nos descalzamos con frecuencia en piscinas y playas, con lo que el contagio es muy fácil, y sudamos más, lo que facilita la proliferación de hongos.

Hay muchos tipos de infecciones por hongos o micosis, pero una de las más comunes es el pie de atleta. Lo reconocerás porque produce picor, fisuras dolorosas, mal olor y costras entre los dedos y también en la planta del pie. Si te ocurre, acude al dermatólogo para que no se extienda. Se trata con antifúngicos locales y, en casos graves (poco frecuentes), orales.

Protege tus pies (especialmente en verano)

Así los proteges:

  • Controla el sudor. Existen desodorantes específicos antitranspirantes que taponan en cierto grado los poros por los que sale el sudor, controlando así la humedad.
  • Desinfecta si es necesario. Si observas grietas entre los dedos, aplica un antiséptico en ellas para facilitar su cicatrización y evitar la infección.
  • Seca muy bien entre los dedos tras la ducha. Si tienes tendencia a sufrir hongos usa algún producto secante como los polvos de talco antes de calzarte.
  • Utiliza chancletas o zapatillas de goma en piscinas, saunas, gimnasios y zonas públicas donde se está en contacto directo con la humedad.
  • Opta por calzado que permita la transpiración, a ser posible de piel o materiales naturales. Así evitas las rozaduras y la humedad. Procura evitar el zapatillas deportivas muy cerradas.
  • Si usas calcetines, cómpralos de tejidos naturales, cámbialos a diario y espolvoréalos con un antifúngico si tienes tendencia a que te suden los pies.