Nutrición

¿Puedo tomar frutos secos si hago dieta?

Estoy haciendo régimen y me han incluido en la dieta pequeñas raciones de frutos secos. ¿No son demasiado calóricos?

Por la Dra. María T. López - Nutricionista

A pesar que os frutos secos son un alimento altamente calórico, no hay que eliminarlos por completo de nuestra dieta aún si hacemos régimen, ya que sus beneficios son múltiples. Más de la mitad de su contenido está formado por grasa, por eso tienen un alto valor en calorías. Ahora bien, se trata de grasas sanas, principalmente ácidos grasos insaturados: monoinsaturados como el ácido oleico y poliinsaturados (omega 3 y omega 6). Por ello, se recomiendan dentro de una dieta equilibrada, pero moderando la cantidad.

Los frutos secos son muy recomendables, en pequeñas cantidades, sobre todo por la mañana porque son una fuente de energía instantánea que te ayuda a afrontar el día. También son un tentempié perfecto a media mañana, tras una caminata o si has realizado una actividad deportiva.

Protegen la salud cardiovascular, y lo que hay que hacer es incorporarlos a la dieta como sustituto de grasas saturadas como la mantequilla, los lácteos enteros, los embutidos o la bollería. Su consumo habitual reduce el colesterol total y el LDL (el “malo”). Además, contienen sustancias antioxidantes y fitoesteroles. Estas sustancias ayudan a reducir la absorción del colesterol y su eficacia es mayor cuando se encuentran junto a grasa o aceite, que es el caso de los frutos secos. Por ejemplo, es perfecto añadir una picada de almendras a una receta de carne guisada.

También tienen una gran capacidad antioxidante por su contenido en vitamina E y minerales como selenio y zinc. También aportan sustancias fitoquímicas (flavonoides o compuestosfenólicos) que refuerzan la acción antioxidante. Así, ayudan a retrasar el envejecimiento celular. Es ideal preparar una vinagreta para ensaladas o verduras que contenga algunos piñones o nueces, así el efecto es doble.