Nutrición

¿Es poco sano comer alimentos en conserva?

Suelo utilizar productos en conserva en mis menús semanales. ¿Es una opción saludable?

Por la Dra. María T. López - Nutricionista

Una conserva es un alimento que ha sido sometido a un proceso de esterilización (a una temperatura de más de 100˚ C). aunque poseen una buena calidad alimenticia es cierto que sufren pérdida vitamínica y, por ello, es mejor optar por alimentos frescos pero no pasa nada por recurrir a ellos de vez en cuando.

Entre las diferentes variedades, siempre es mejor elegir las que vienen en aceite de oliva que las elaboradas con otros aceites (girasol, soja…) porque el primero es rico en ácido oleico y ofrece mejores propiedades cardiosaludables. No obstante, las conservas en aceite son calóricas y por ello alguien que siga una dieta baja en grasas debería desechar el aceite de su cobertura o elegirlas “al natural”. Piensa que 100 gramos de atún en aceite aportan 210 calorías, frente a las 150 del atún al natural.

Otra cosa a tener en cuenta sobre las conservas, es que, en el caso de las legumbres, es conveniente enjuagarlas antes de su uso para eliminar el exceso de sal y otros aditivos que se han utilizado para su elaboración. Y, respecto a las verduras, el proceso de esterilización puede deteriorar su olor, color o textura y sus propiedades nutricionales (sufren una notable pérdida vitamínica y de sustancias antioxidantes) por lo que es mucho más recomendable optar por las frescas.

La mayoría de conservas contienen una gran cantidad de sal y algunas (sobre todo las de pescado) son ricas en purinas. Por ello, deberían controlar su consumo las personas que padecen hipertensión o tienen un exceso de ácido úrico.