Ginecología

¿Qué cambios en el flujo vaginal deben preocuparme?

¿Qué enfermedades pueden estar asociadas?

Por el Dr. Santiago Palacios - Ginecólogo

Es normal que el color, la consistencia y la cantidad del flujo vaginal difieran entre las mujeres, a lo largo del ciclo menstrual y en diferentes épocas de la vida. No obstante, algunos cambios pueden indicar la presencia de un problema. Si cambia súbitamente de color, olor o consistencia, o aumenta significativamente en cantidad, debemos estar atentas.

En edad fértil, la cantidad de flujo varía durante el ciclo menstrual y es completamente normal que unos días sea más abundante que otros. Es más transparente y elástico durante la ovulación y más espeso tras ella. En el resto de las etapas del ciclo, el flujo disminuye. Pero el estrés, la diabetes mal controlada o una infección pueden hacer que aumente. Hay que prestar especial atención en los siguientes casos:

  • Un flujo vaginal más espeso y de color blanquecino (semejante al requesón) puede alertar de una infección causada por hongos. Suele causar ardor y picor en la zona vulvar.
  • Si la infección es por bacterias, entonces es probable que el flujo desprenda un olor desagradable y que, además de ser más espeso, adquiera un color grisáceo. No te preocupes si presenta un color algo amarillento, pues en algunas mujeres el flujo adquiere esa tonalidad en algunos momentos del ciclo.
  • Si huele fuerte, se vuelve verdoso y adquiere una consistencia espumosa, puede ser síntoma de otras alteraciones.