Cardiología

¿Qué le pasa al corazón al sufrir una angina de pecho?

¿Cómo puedo distinguir si alguien está sufriendo un infarto o es una angina de pecho?

Por la Dra. Teresa Romanillos - Cardióloga

La angina de pecho se produce cuando el corazón no recibe el suficiente riego sanguíneo que necesita para funcionar. En ese momento el órgano “se queja” en forma de dolor. Normalmente la angina de pecho se produce cuando la arteria encargada de llevar la sangre a una determinada zona del corazón está parcialmente obstruida por acúmulos de grasa (tiene placas de aterosclerosis), por lo que no llega el oxígeno necesario al corazón.

La angina de pecho con la que nos encontramos más frecuentemente los cardiólogos es la “de esfuerzo”. Y es que, precisamente, cuando se hace un esfuerzo físico el corazón bombea más rápido y necesita un mayor aporte de sangre enriquecida en oxígeno para funcionar. Esta queja es la señal de que el corazón te está diciendo: “Detente. No sigas pidiéndome que haga este esfuerzo porque no puedo más”. Aunque cuando la enfermedad se encuentra más avanzada, los síntomas pueden producirse incluso en reposo, es lo que se llama “angina de reposo” o “angina inestable”. Un disgusto importante también puede provocar lo que se conoce con el nombre de “síndrome del corazón partido”. El impacto emocional del momento es el responsable de este tipo de angina de pecho.

En ocasiones, la angina de pecho alerta de que hay riesgo de sufrir un infarto. Es importante cuidarse y seguir las recomendaciones del cardiólogo ya que las placas de aterosclerosis que han taponado solo parcialmente las arterias y han producido la angina de pecho pueden romperse y formar un coágulo de sangre que ocupe toda la arteria impidiendo el paso de sangre, y que, entonces, se produzca el infarto.